Beto para Estados Unidos

Contribuir

Invirtiendo en Nuestro Futuro

Educación

El Plan de Beto para Financiar Nuestras Escuelas, Enfrentar las Desigualdades Estructurales en la Educación, e Impulsar a la Nueva Generación de Educadores

Nuestras escuelas — nuestros maestros y administradores, conductores de autobuses y trabajadores de cafeterías — están a cargo de darle forma al futuro de nuestro país. Sin embargo, le estamos pidiendo a las escuelas que preparen a nuestros niños en todo tipo de facetas desde exámenes cruciales hasta agresores armados, pero estamos ofreciéndoles cada vez menos recursos para hacerlo. Millones de educadores, agravados con la deuda de sus préstamos estudiantiles, y forzados a comprar artículos escolares para sus propios salones, a menudo necesitan un segundo o tercer empleo para apoyar a sus familias. Como resultado, los distritos escolares se están enfrentando a una profunda escasez de maestros, y en particular se ha dificultado el reclutamiento y la retención de educadores diversos. 

Mientras tanto, a lo largo y ancho del país, las escuelas están careciendo fondos de una manera humillante, lo cual representa un reto que se ve amplificado en las comunidades de color. Actualmente, existe una brecha de financiamiento de $23 mil millones de dólares entre distritos escolares blancos y no-blancos, y mientras que los estudiantes que no son blancos representan más de la mitad de los estudiantes en escuelas públicas, sólamente 20% de los educadores públicos en los Estados Unidos son personas de color.  

Estas disonancias generan impactos tangibles en los estudiantes de nuestra nación, y múltiples estudios muestran los lazos que hay entre el financiamiento hacia escuelas y los resultados académicos, así como los lazos entre el cierre de la brecha de diversidad en educadores y la creación de resultados más positivos para estudiantes

Beto comprende que nuestra economía, nuestra democracia, y nuestro futuro dependen de la educación, y por ello se ha comprometido a garantizar que cada estudiante — sin importar quién sea, cómo se mire, o dónde viva — tenga igualdad de oportunidades; y que todos los que estén dispuestos a comprometerse en una carrera en la educación pública cuente con el apoyo que necesiten para lograrlo. El plan de Beto tiene cinco componentes principales: 

  1. Crear un Fondo Permanente de Equidad y Excelencia para Garantizar que Escuelas y Educadores Tengan los Recursos Necesarios para Ser Exitosos
  2. Acabar con las Disparidades Raciales en la Disciplina Escolar y Apoyar Programas para Incrementar la Diversidad
  3. Proveer Alivio de Deuda Estudiantil a Educadores 
  4. Invertir en una Canalización Hacia la Diversidad en Maestros 
  5. Apoyo para Educadores en el Avance de sus Carreras 

CREAR UN FONDO PERMANENTE DE EQUIDAD Y EXCELENCIA PARA GARANTIZAR QUE ESCUELAS Y EDUCADORES TENGAN LOS RECURSOS NECESARIOS PARA SER EXITOSOS

Beto comprende que invertir en estudiantes y educadores significa invertir en nuestras escuelas — para que tengan los recursos necesarios para ser exitosos. Los estudios indican que existe un vínculo entre el financiamiento a escuelas y los resultados académicos, y que hay disparidades de financiamiento entre distritos escolares, las cuales están ligadas frecuentemente a factores raciales y de ingresos. Un estudio reciente encontró que existe una brecha de financiamiento de $23 mil millones de dólares entre distritos escolares predominantemente blancos y predominantemente no-blancos. Existen déficits financieros similares entre escuelas que le dan servicio predominantemente a estudiantes de bajos recursos y sus semejantes, particularmente en zonas rurales y urbanas. Debido al estado actual de nuestro sistema de financiamiento, en el cual solamente 11 estados proveen recursos a los distritos escolares con los mayores niveles de pobreza, las comunidades de bajos ingresos constantemente cuentan con pocos recursos para gastar en sus escuelas. Conversamente, los distritos que más gastan, y que tienen mayores ingresos en su base de impuestos a la propiedad, gastan 10 veces más que los distritos con menor gasto.

Beto también reconoce la urgencia con la que debemos integrar a las escuelas en Estados Unidos. 

Como presidente, Beto trabajará para: 

  • Crear un Fondo Permanente de Equidad y Excelencia. 
    La administración de Beto destinará $500 mil millones hacia la creación de un Fondo Permanente comprometido a cerrar las brechas de financiamiento, creando incentivos para los estados y distritos con el fin de garantizar el financiamiento justo para las escuelas públicas y para pagarle a nuestros maestros salarios profesionales. Sin lugar a dudas, el propósito de este Fondo será cerrar las brechas de financiamiento que se basan en raza e ingresos. A cambio de este financiamiento, los distritos y escuelas participarán en auditorías que estudien los datos referentes a sus resultados, y también a la distribución de recursos y a la disponibilidad de cursos rigurosos desglosados por raza e ingreso. Todos ellos se verán requeridos a participar en un proceso dirigido a nivel comunitario para revisar dichos datos y determinar cómo serán usados los fondos.

    Los estados y distritos distribuirán fondos a través de una fórmula que esté basada en el número de estudiantes de bajos recursos, estudiantes que estén aprendiendo inglés, estudiantes con capacidades distintas, y otros grupos que necesiten recursos adicionales. 
    • Compromiso estatal al financiamiento educativo
      • Un comité de expertos determinará qué nivel de financiamiento es necesario para proveer una educación de alta calidad para cada estudiante, tomando en consideración los altos costos asociados con darle servicio a estudiantes de altas necesidades (estudiantes de bajos recursos, o con capacidades distintas, así como aquellos que estén aprendiendo inglés) y las diferencias regionales en el costo de vida
      • Los estados que no estén alcanzando ese nivel de financiamiento deberán proveer un pareo de 50% para poder recibir dinero del Fondo Permanente para Equidad y Excelencia
    • Compromiso estatal a financiamiento equitativo 
      • Los estados deben demostrar que están suministrando financiamiento equitativo a todas las escuelas y distritos incluyendo financiamiento adicional para estudiantes de altas necesidades (estudiantes de bajos recursos, o con capacidades distintas, así como jóvenes adoptados, y aquellos que estén aprendiendo inglés)
      • Los estados que no logren cumplir con dicho estándar durante los primeros cinco años de recibir dinero del fondo permanente se verán en riesgo de perder acceso al Fondo Permanente para Equidad y Excelencia.
    • Enfoque basado en la comunidad:
      El uso de fondos será determinado por cada escuela, basándose en la colaboración directa con educadores, estudiantes, padres, grupos de derechos civiles, aliados del sector educativo, y líderes comunitarios. Bajo este enfoque basado en la comunidad, las escuelas trabajarán con los aliados del sector educativo y los líderes comunitarios para establecer objetivos de corto y largo plazo para cerrar las brechas de aprovechamiento y de recursos, estableciendo auditorías de oportunidades, identificando cualquier disparidad basada en raza o ingreso dentro de sus comunidades. Las prioridades para el fondo podrían incluir:
      • Incrementar el pago a educadores tanto para los maestros como para otros integrantes especializados del personal, a través de un proceso que le garantice a los educadores y a su sindicato un papel robusto y significativo en la toma de decisiones — con incrementos salariales adicionales para educadores en escuelas con alto índice de pobreza.
      • Pagarle al personal de apoyo educativo un salario digno.
      • Financiamiento destinado a cerrar las brechas de acceso a la preparación universitaria o carreras de alta calidad y educación técnica.
      • Financiamiento destinado a apoyar el desarrollo social y emocional de estudiantes y proveer apoyos estudiantiles, incluyendo la implementación de modelos escolares comunitarios, la expansión de programas extracurriculares, tutoría, y servicios de nutrición y salud.
      • Apoyar programas diseñados para incrementar la diversidad escolar. 
      • Replantear el tiempo para propiciar el aprendizaje entre compañeros para que los maestros puedan colaborar y utilizar dichos datos para apoyar a sus estudiantes.
    • El fondo sería financiado con un impuesto a la especulación en Wall Street. Esto incrementaría el costo de una compra de $1,000 en acciones en sólo $1, pero lograría recortar la especulación desestabilizadora de los traficantes de alta frecuencia. Los réditos del fondo de $500 mil millones serán suficientes para cerrar la brecha de financiamiento de $23 mil millones que existe entre distritos predominantemente blancos y predominantemente no-blancos a través de pareos en subvenciones para los estados, así como otras inversiones de alta prioridad sin reducir el monto principal. 
  • Inversión federal en la modernización de nuestras escuelas. Beto comprende que la calidad del ambiente de aprendizaje de la persona impacta la calidad de su educación. Las brechas en financiamiento entre los distritos escolares constantemente se manifiesta en marcadas diferencias en la calidad de la infraestructura escolar, la cual puede afectar la seguridad de los estudiantes y su habilidad para aprender. Como presidente, Beto trabajará con el Congreso para invertir $100 mil millones para enfrentar fallas críticas en la infraestructura física y digital de nuestras escuelas a lo largo y ancho del país. 

ACABAR CON LAS DISPARIDADES RACIALES EN LA DISCIPLINA ESCOLAR Y APOYAR PROGRAMAS PARA INCREMENTAR LA DIVERSIDAD EN NUESTRAS ESCUELAS

El día de hoy, los niños de color son disciplinados con más frecuencia que los niños blancos. Esta preocupante tendencia genera implicaciones que van más allá del salón de clases — culminando en que la tasa de encarcelamiento de jóvenes afroamericanos es cinco veces mayor que la de infractores blancos. Aún 65 años después del caso Brown v. Board, la segregación escolar sigue haciéndose peor, y llega a tener impactos tangibles en estudiantes a lo largo y ancho del país. Los estudiantes en escuelas integradas tienen calificaciones más altas en promedio en sus exámenes, tienen menores probabilidades de salirse de la escuela, y tienen más probabilidades de asistir a la universidad. Importantemente, las escuelas integradas también combaten al racismo.

Beto está comprometido a acabar con las disparidades raciales en la disciplina escolar, y al mismo tiempo incrementar el financiamiento para los esfuerzos en acrecentar la diversidad en los sistemas escolares de Estados Unidos, incluyendo programas de justicia restaurativa y programas de lenguaje dual.

  • Acabar con las disparidades raciales en la disciplina escolar. Para crear escuelas verdaderamente equitativas, debemos enfrentar y erradicar el tratamiento disciplinario desigual que reciben nuestros niños de color. Esto es parte de la devaluación social de la vida de los niños de color y contribuye a la canalización de la escuela a la cárcel. Un niño de color encuentra mayores probabilidades de ser disciplinado, suspendido, y expulsado que sus contrapartes blancos, y tiene mayores probabilidades de recibir castigo corporal en la escuela. Las tasas de acción disciplinaria presentan aún mayores disparidades para niños de color con discapacidades. Como presidente, Beto promulgará una prohibición federal al castigo corporal en las escuelas, proveerá financiamiento a las escuelas para implementar programas de justicia restaurativa, y programas para preparación de maestros con la finalidad de enfrentar los sesgos raciales y elevar la aptitud cultural en su currícula.
  • Incrementar el financiamiento para programas destinados a incrementar la diversidad. Beto reconoce que debemos hacer más no sólo para incrementar los recursos de nuestras escuelas, sino que también debemos integrar mejor nuestras escuelas y nuestras comunidades. Él incrementará el financiamiento a programas designados a aumentar la diversidad en nuestras comunidades y escuelas, incluyendo programas de vivienda, promulgar la Ley de Fuerza en Diversidad para así revocar la prohibición en el uso de fondos federales para la transportación conectados a los esfuerzos designados a promover la diversidad en nuestras escuelas.  
  • Impulsar el apoyo a estudiantes de inglés y programas de lenguaje dual. Se espera que el número de estudiantes de inglés represente a 40% de la población para el 2050, y Beto incrementará los niveles actuales de financiamiento para estudiantes de inglés bajo el Título III, y también los niveles de credencialización de maestros para servir mejor a esta población de estudiantes. Beto y Amy envían a sus tres hijos a una escuela pública bilingüe en El Paso, y reconocen la fuerza de la oportunidad educacional que los programas de lenguaje dual ofrecen.

PROVEER ALIVIO DE DEUDA ESTUDIANTIL A EDUCADORES

Demasiados maestros están enfrentando el gran peso de la deuda estudiantil. En promedio, los nuevos educadores han solicitado $33,000 en préstamos para su educación, pero sólo reciben un salario inicial de menos de $40,000. Un estudio reciente encontró que los salarios iniciales de los maestros son aproximadamente 21% menores que los salarios en otras profesiones con niveles similares de educación. Así que nos es sorpresa que las inscripciones en programas de preparación para maestros disminuyeron aproximadamente en un 31% entre el 2009 y el 2013. En promedio, los educadores afroamericanos ganaron $2,700 menor al año que los educadores blancos, y tienen una mayor representación en escuelas con altos niveles de pobreza, donde la brecha salarial es mayor. Esta discrepancia contribuye a la falta de diversidad en la fuerza laboral de educadores en Estados Unidos — debido a que los maestros de color tienden a depender de préstamos más grandes que sus contrapartes blancos. En promedio, antes de que entren a la fuerza laboral, los afroamericanos recién graduados de la universidad tienen $7,400 más en deuda estudiantil que sus colegas blancos.

El plan de Beto para combatir la deuda y hacer que la universidad sea más asequible reconoce que necesitamos proveer alivio de su deuda a aquellos que eligen el servicio público. Debido a la importancia de los educadores de nuestra nación, y la importancia de la educación en la economía y la democracia de nuestra nación, Beto sabe que debemos hacer más por los educadores de nuestro país. Él trabajará con el Congreso para:

  • Perdonar Inmediatamente la Deuda Estudiantil Restante para Educadores Libre de Impuestos. Beto trabajará con el Congreso para eliminar la deuda restante de educadores y otros profesionistas que estén trabajando en las escuelas públicas de nuestra nación. Los maestros que han trabajado más de 5 años en una escuela pública recibirán un alivio total de sus préstamos. Otros contarán con la suspensión de los pagos a sus préstamos estudiantiles mientras enseñan en escuelas públicas, tendrán la eliminación del 20% del monto total de su préstamo por cada año de servicio y un alivio total de su préstamo después de 5 años de servicio.  
  • Convertir el programa actual de alivio de préstamos por servicio público en un programa de alivio acelerado al prestatario. Para otros en el servicio público, Beto aliviará el 10% de la deuda restante de los prestatarios al cierre de cada año que trabajen en un empleo de interés público, libre de impuestos. Asimismo, él se enfocará en eficientizar el sistema de pago basado en ingresos, para que los pagos mensuales de una persona que excedan el 10% de su ingreso disponible sea inmediatamente aliviado, libre de impuestos, (bajo el programa actual esta cantidad es capitalizada y los prestatarios deben pagar intereses gravados sobre su deuda). Beto también garantizará que todos los recipientes elegibles del programa de alivio de préstamos al servicio público sean inscritos automáticamente.

INVERTIR EN UNA CANALIZACIÓN HACIA LA DE DIVERSIDAD EN MAESTROS

Mientras que los educadores se enfrentan a obstáculos económicos, los distritos escolares de la nación están enfrentando déficits profundos en educadores. Desde el 2012, estos déficits se han cuadruplicado, y estudios indican que hubo aproximadamente 100,000 menos maestros en el ciclo 2017-2018 de los requeridos, y no hay indicaciones de que esa brecha se cierre. En Texas, el estado natal de Beto, dicha escasez es evidente en maestros bilingües, de ciencias, y de educación especial — lo cual es empeorado por el hecho de que 1 en cada 10 educadores en Texas renuncian después de su primer año, y 3 de cada 10 abandonan la profesión o el estado después de cinco años. El año pasado en escuelas públicas de Florida, hubo 4,000 vacantes al inicio del ciclo escolar y 2,200 a medio año — un número que los educadores afirman sólo empeorará. Estos déficits sustanciales existen a nivel nacional en asignaturas cruciales, incluyendo ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), educación bilingüe y especial, y en escuelas de altas necesidades, mientras que las escuelas con alto índice de pobreza están combatiendo altas tasas de atrición.   

Al mismo tiempo, debemos también hacer más para incrementar la diversidad en el sector educativo. Los estudiantes de color representaron 51% de la población estudiantil en el ciclo escolar 2015-16, y se proyecta que conformarán 56% de la población estudiantil para el 2024. Y aún así, los educadores de color sólo representan aproximadamente 20% de la población de maestros en escuelas públicas, y tienden a abandonar la profesión en cantidades mayores que sus homólogos blancos. 

Estudios muestran que hacerle frente a la brecha en diversidad dentro del rubro magisterial puede rendir resultados significativos y positivos para estudiantes minoritarios, incluyendo mejor rendimiento en exámenes estandarizados, incrementos en recomendaciones para programas avanzados, y mayor asistencia. Pero muchas barreras continúan para estudiantes de minorías y de bajos ingresos con ambiciones de ser educadores. Los graduados de Colegios y Universidades Históricamente Afroamericanas (HBCUs, por sus siglas en inglés), por ejemplo, tienen una deuda estudiantil en promedio 32% más alta que los graduados de otras escuelas de cuatro años, públicas y sin fines de lucro. HBCUs y otras Instituciones al Servicio de Minorías (MSIs, ídem) tienen un impacto significativo en la diversidad de nuestra población estudiantil — 38% de los profesores afroamericanos en los Estados Unidos son graduados de MSIs, mientras que 16% de todos los candidatos a maestros afroamericanos estudiaron en HBCUs.

Como presidente, Beto trabajará con el Congreso para proveer universidad libre de deuda para estudiantes de bajos y medianos ingresos cubriendo el costo completo de asistencia en universidades estatales, escuelas técnicas, y colegios comunitarios, para permitir que todos los estudiantes puedan ingresar a las carreras de su elección, incluyendo la pedagogía, sin tener que preocuparse por la deuda que acarrearían. Para poder crear incentivos para que los estudiantes ingresen a la profesión de la enseñanza, él también se trabajará para:

  • Apoyar la Preparación de los Maestros.  
    Beto reconoce los retos singulares que enfrentan los estudiantes universitarios de bajos y medianos recursos para cursar carreras como la pedagogía y está comprometido a crear una canalización robusta para los futuros educadores en estas áreas de alta necesidad. Como presidente, Beto:
    • Creará un programa que proveerá $500 millones al año para que las instituciones postsecundarias entablen alianzas con distritos de alta necesidad y generen programas de residencia. Estos programas pueden apoyar a aquellos que ya estén trabajando en escuelas públicas como asistentes educativos, creando así una senda para certificarse como maestros. Los programas de residencia proveen entrenamiento en el trabajo para futuros maestros, ofreciéndoles un año de entrenamiento en un salón, al lado de un educador experimentado; material instructivo adicional afiliado con su experiencia dentro del salón; y mentoría contínua una vez que los aspirantes a educadores se conviertan en maestros. Las residencias de maestros han demostrado la capacidad de mejorar la diversidad en los distritos, y fortalecer las tasas de retención. Los participantes en el programa recibirán una prestación de $10,000 y el distrito escolar recibiría el apoyo para construir un programa de entrenamiento dentro del salón de alta calidad. Beto buscará hacer cambios a la Ley de Educación Superior que permitan que el financiamiento federal para estudio-trabajo sea utilizado para apoyar las prestaciones para candidatos a educadores enlistados en los programas de residencia.
    • Hará un llamado para un nuevo programa financiado por $500 millones al año destinados a crear academias de calidad mundial en MSIs y HBCUs. Los fondos serían utilizados para proveer becas para estudiantes de bajos recursos y primera generación que estén enlistados en pedagogía y así apoyar programas de mentoría, uniendo a estudiantes enlistados en su programa con graduados y otros educadores de color en la comunidad. Los fondos pueden también ser usados para ayudarle a los graduados en sus procesos de certificación.

Ambos programas le pedirán a los participantes que demuestren que están cumpliendo con altos estándares de calidad para la preparación de educadores incluyendo la incorporación del aprendizaje de ciencias en el currículum, pedagogía culturalmente responsable, prácticas instructivas aplicadas por escuelas innovadoras, incluyendo aprendizaje basado en proyectos y educación basada en aptitudes, garantizando que los estudiantes reciban observaciones y retroalimentación en el salón de clases, así como entrenamiento clínico de alta calidad. Los recipientes deberán recopilar datos sobre la fuerza de los programas.

APOYO PARA EDUCADORES EN EL AVANCE DE SUS CARRERAS

Los educadores necesitan apoyo para desarrollar sus habilidades y conocimiento a lo largo del avance de sus carreras. Muchos maestros asumen puestos de liderazgo en sus escuelas ayudando en la mentoría de otros maestros, incluyendo estudiantes de pedagogía y otros que se encuentran en las etapas iniciales de sus carreras, desarrollando currícula, y promoviendo el desarrollo profesional. A muchos les gustaría obtener grados avanzados o certificaciones como la Certificación de la Directiva Nacional para poder apoyar dichas actividades. Al mismo tiempo, existen déficits en asignaturas críticas, incluyendo matemáticas y ciencias, así como educación bilingüe y especial, los cuáles podrían ser llenados por educadores existentes que están dispuestos a obtener un postgrado en esos campos. Muchos maestros se verían beneficiados de la obtención de postgrados que estén enfocados en el desarrollo de liderato y en la instrucción basada en la investigación. Remover las barreras que impiden a los maestros obtener un postgrado será también una forma de enfrentar la falta de diversidad entre los directivos de escuelas públicas así como otros líderes escolares. Diversos estudios muestran que la presencia de un directivo afroamericano incrementa la contratación y la tasa de retención de profesores afroamericanos. Asimismo, se ha demostrado que una Certificación de la Directiva Nacional no sólo beneficia a los maestros en su desarrollo profesional y compensación, beneficia a sus escuelas también.

Para poder derribar estos obstáculos y dar apoyo al continuo desarrollo profesional de habilidades y conocimiento de los educadores de nuestra nación, Beto trabajará para: 

  • Ofrecer Incentivos Financieros para la Educación Avanzada.  Beto comprende que la enseñanza no es sólo una profesión, es una carrera, y requiere oportunidades para el crecimiento y el desarrollo. Para no solamente mejorar la calidad de los maestros, pero enfatizar la dignidad de la enseñanza, y enfrentar los déficits en el número de maestros, Beto está proponiendo:
    • Proveer a educadores con colegiatura gratuita para el postgrado que fortalezca su habilidad para atender las necesidades de sus estudiantes, tener un impacto comprobado en la calidad de su instrucción, llenar déficits, o poder llenar un puesto de liderazgo en su sus salones y escuelas. El financiamiento estará atado a los estándares de calidad.
    • Financiamiento federal para cubrir los costos de una Certificación de la Directiva Nacional. La Certificación de la Directiva Nacional es la acreditación más alta en la enseñanza, y no sólo le permite a maestros tener dicha distinción entre sus colegas, sino que también les permite crecer en sus salón, mejorar sus prácticas educativas, y asumir puestos de liderazgo en sus escuelas. Aún cuando algunos estados y distritos ofrecen apoyo para los educadores que buscan este avance, Beto garantizará que ningún maestro, sin importar los recursos de su escuela, debe enfrentarse a barreras financieras para lograr el avance. Los estudios muestran que los estudiantes que reciben enseñanza de parte de un Maestro Certificado por la Directiva Nacional incrementan su aprendizaje en un total de uno a dos meses de instrucción adicional, con un impacto aún mayor visto en niños de comunidades minoritarias o de bajos recursos.
  • Crear un Colectivo Titular de Educadores. Para los maestros que se han distinguido en el salón de clases y como líderes de la instrucción, Beto creará un “Colectivo Titular de Educadores”, para ofrecerle a estos maestros un apoyo financiero a través de un programa de becas de mil millones de dólares para los estados cada año, a lo largo de 10 años, otorgándoles la flexibilidad adicional de asumir puestos de liderazgo en su escuela, cubrir compensaciones de entrenamiento adicionales para que los maestros puedan operar como líderes profesionales y como mentores de sus colegas, manteniéndose en el salón de clases. Esto no sólo beneficiará a esos maestros, sino que también les ayudará a apoyar mejor a sus colegas. Los fondos también podrían ser usados para proveer tiempo adicional para que los maestros colaboren y mejoren su instrucción y así logren satisfacer las necesidades de sus estudiantes.
  • Permitir que los Maestros Logren Obtener Re-certificaciones y Requisitos de Educación Continua con Micro-Credencialización. En vez de estar atados a cursos tradicionales de desarrollo, los maestros deben tener la oportunidad de demostrar su suficiencia profesional a través de las micro-credenciales, las cuales requieren que el maestro presente evidencia de haber dominado una habilidad particular de la enseñanza. Este enfoque permite que los maestros progresen en su desarrollo profesional a su propio paso y les permite reunir las credenciales necesarias para mostrar su experiencia en áreas específicas de su labor.