Contribuir

Nos hemos postulado a la presidencia

Te escribo para invitarte a ser parte de nuestra campaña para servirte como el siguiente presidente de los Estados Unidos.

Es la hora de la verdad — es la hora de reforzar nuestra democracia o dejar que se desmorone, la hora de decidir el futuro de las generaciones venideras de nuestro planeta — y tenemos que preguntarnos qué podemos hacer todos por nuestro país y por las personas que heredarán las consecuencias de la decisiones que tomemos.

Por ello, Amy y yo hemos decidido que lanzar esta campaña para servir a nuestro país en la presidencia es la mejor manera en la que podemos hacer nuestra parte, comprendiendo que nos encontramos ante una oportunidad histórica para actuar hombro a hombro con millones de estadounidenses en este momento crucial.

Los retos que hoy enfrentamos son los más difíciles de la historia moderna. Las crisis que aquejan a nuestra economía, a nuestra democracia, y a nuestro medio ambiente pueden ser nuestro fin, o pueden ser la oportunidad para demostrar nuestra firmeza, nuestra creatividad, y nuestra valentía.

En otras palabras, este momento de incertidumbres nos presenta un futuro altamente prometedor. Podemos conseguir que el gobierno le sirva al pueblo, no a las corporaciones. Podemos invertir en la dignidad de los trabajadores y de quienes buscan empleo, sin importar su género, raza u origen. Podemos garantizar atención médica de alta calidad para todos. Podemos reafirmar que la inmigración es parte de nuestra identidad, y que debemos crear vías legales que faciliten la entrada al país para trabajar, reunificar familias, y huir de la persecución. Podemos lograr una reforma judicial profunda, y reconocer las duras cicatrices de la esclavitud, la segregación, y la opresión. Podemos atender las necesidades de nuestras comunidades rurales. Podemos restaurar el liderazgo estadounidense, encontrar soluciones pacíficas a retos globales, y concluir las guerras que hemos peleado por décadas, garantizando nuestro respaldo a nuestras mujeres y hombres que lucharon en ellas. Y podemos exponenciar el ingenio y la voluntad política de millones de estadounidenses para enfrentarnos a la amenaza del cambio climático antes de que sea demasiado tarde.

Ningún candidato o presidente, por más experiencia o talento que tenga, podrá afrontar estos retos por sí solo. Se requiere de todo un país para lograrlo, y solamente construyendo un movimiento que incluya a todos — no sólo votando o participando como voluntario, sino comprendiendo que el florecer de la democracia y el combate a dichos retos es una responsabilidad constante, y que no concluye tras la votación.

Fuimos testigos de esto en Texas durante los últimos dos años, con personas de cada parte del estado uniéndose en multitudes históricas para crear algo más grande y poderoso que las personas involucradas. Y yo pude ver cómo podemos encontrar nuestro propósito en el servicio a los demás y a nuestro país.

Ésta será una campaña positiva. Lo que nos definirá será el reflejo de lo que queremos lograr para y por Estados Unidos. Estaremos conscientes de que los obstáculos que enfrentaremos sólo serán superados si nos apoyamos unos a otros; nuestra meta es clara: reconocer que estas oportunidades sólo serán logradas si superamos nuestras diferencias — de partido político, de geografía, de raza, de género, de fe — antes de que dichas diferencias nos definan por siempre.

Vamos por la nominación del Partido Demócrata, aprendiendo de las comunidades a quienes deseamos servir. Esta campaña es para todos. Por eso, donde sea que te encuentres en Estados Unidos — desde Alaska hasta Puerto Rico — quiero que tú seas parte de este movimiento. Quiero que ésta sea tu campaña, creada por nosotros y para nosotros.

En los próximos días viajaré por el país para escuchar a la gente de nuestras diversas comunidades. En esos encuentros quiero que hablemos sobre cómo podemos lograr que el poder y el ingenio de los estadounidenses se enfrenten a los desafíos que hoy nos aquejan.

El 30 de marzo será el inicio oficial de nuestra campaña en El Paso. Quiero que me acompañes y estés allí conmigo. También quiero pedirte que nos ayudes a organizar a otros en tu comunidad para asegurarnos que logremos crear la campaña más fuerte en la historia de nuestro país. Sólo personas, nada de PACs.

Pronto te diré más, pero por ahora terminaré con lo siguiente:

La única forma de honrar la promesa de nuestro país en este momento de increíble riesgo y máximo potencial es poniendo todo de nuestra parte y hacerlo por todos nosotros. Somos, ahora más que nunca, la última y mejor esperanza para nuestro planeta. Demostremos — tanto a nosotros mismos como a las generaciones futuras de este gran país — de qué estamos hechos y lo que podemos lograr juntos.

Si estás listo para ser parte de este esfuerzo, por favor contribuye hoy a nuestra campaña y ayúdanos a arrancar con el pie derecho.

Beto