Beto para Estados Unidos

Contribuir

Inmigración

El Plan de Beto O’Rourke para Reconstruir Nuestro Sistema de Inmigración y Naturalización y Lograr que Nuestro Sistema Funcione Mejor para Nuestras Familias, Nuestras Comunidades, y Nuestra Economía

Por encima de todo, hablar de inmigración es hablar de nuestro pueblo — no sólo de aquellos que acaban de llegar o de aquellos que están por venir, sino del tipo de pueblo que activamente hemos decidido ser. Desde nuestra fundación, el compromiso que hicimos como nación fue acoger al oprimido, al perseguido, y a todo aquel que irradia esperanza, sin importar de dónde provengan, porque comprendemos que el inmigrante, con su determinación y su ingenio, enriquece cada aspecto de nuestra sociedad. Cada generación sucesiva de estadounidenses ha incluido a inmigrantes, refugiados, y peticionarios de asilo, fortaleciendo con su presencia esta tierra que compartimos.

La administración actual ha decidido oponerse a esta aspiración estadounidense, escrita en nuestra Declaración de Independencia, fusionada en la bienvenida de nuestra Estatua de la Libertad, y garantizada por los sacrificios de innumerables generaciones. Todo lo contrario; la presente administración se ha dedicado a  implementar políticas crueles y cínicas que pretenden generar caos y confusión innecesarios en nuestras fronteras; fabricando una serie de crisis en nuestras comunidades; intentando volcar a nuestros ciudadanos unos contra otros. Cuando todo esto se realiza en nuestro nombre, con nuestro erario público, con la intención de atacar a nuestros vecinos, no sólo socavamos nuestras leyes, restringimos a nuestra economía y dañamos nuestra seguridad — ponemos en peligro nuestro futuro.

En Nuestra Propia Imagen
“El día que me naturalicé como ciudadano estadounidense — después de 18 largos años — fue el mejor día de mi vida”
Lee la historia de Carlos, cómo llegó a Estados Unidos y cómo logró obtener su ciudadanía.

Sin embargo, en este momento de alto riesgo, tenemos la oportunidad no sólo de dar marcha atrás sino de avanzar con una nueva visión migratoria que refleje más robustamente nuestros valores. Beto es la cuarta generación de paseños en su familia, y debido a que creció en la frontera, él comprende la preponderancia de reparar nuestro fracturado sistema de inmigración y naturalización. Basándose en su experiencia al servicio de la comunidad binacional más grande del hemisferio occidental — una comunidad que se ha fortalecido y ha prosperado debido a la riqueza de recibir a inmigrantes con los brazos abiertos — Beto está proponiendo una vía que garantice que nuestras leyes se honren, que nuestros valores se respalden, y que de nuevo se aproveche el poder de una nueva generación de migrantes para lograr una prosperidad compartida.

El plan de Beto, que representa la reestructuración más profunda de las leyes de inmigración y naturalización de nuestro país en más de una generación, está basado en tres pilares:

  1. Desde su primer día en la presidencia, Beto utilizará su autoridad ejecutiva para detener el maltrato a los niños en la frontera, reunificar a las familias que fueron separadas, reformar nuestro sistema de asilo, revocar las restricciones de viaje, y acabar con el miedo a la deportación de nuestros Dreamers y beneficiarios de programas como el TPS.  
  2. Beto trabajará inmediatamente con el Congreso para promulgar legislación — enfocada en el papel fundamental que desempeñan nuestras familias en nuestras comunidades — que le permitirá a Estados Unidos aplicar por completo el poder de crecimiento y oportunidad económica generado por la inmigración y la naturalización, y reconocer su valor intrínseco en el futuro de nuestro país .
  3. Por último, el plan de Beto también fortalecerá las alianzas con nuestros vecinos en el hemisferio occidental. Debemos enfocarnos nuevamente en apoyar los derechos humanos y la democracia, e invertir en la reducción de la violencia, porque el único camino hacia la seguridad regional está trazado justo en el eje de una América Latina más democrática y próspera.

Desde el primer día en la Presidencia acabar con las Políticas Crueles y Cínicas que Engendran caos en nuestras Fronteras y Nuestras Comunidades

En Nuestra Propia Imagen
“Todo lo que he hecho y todo lo que conozco está en Estados Unidos”
Conoce por qué Daisy quiere continuar construyendo una vida y una carrera en el único lugar que ella ha conocido como su hogar

Las crueles y cínicas políticas de la actual administración sólo están engendrando caos y confusión innecesarios en nuestras fronteras y en nuestras comunidades. Durante el primer día en su presidencia, Beto tomará acción ejecutiva inmediata para acabar con estas prácticas y reemplazarlas con normas que se apeguen a nuestras leyes y valores, restaurando el orden y el proceso en nuestros sistemas de asilo e inmigración, reenfocando nuestro erario público en seguridad inteligente.  Dichas acciones ejecutivas lograrán:

  • Reformar el sistema de asilo y reunificar familias.  El sistema actual de asilo es inefectivo, ineficaz, e inmoral. Las personas que viajan enormes distancias para escapar de la extrema violencia y la aplastante pobreza están siendo enfrentados con una crueldad militarizada y un caos inventado que sólo busca separar familias, encarcelar a niños, y extender deliberadamente el aplazamiento de aquellos que esperan su procesamiento. Debemos cambiar tanto la cultura como los procesos para gestionar las solicitudes de asilo.  
  • La administración de O’Rourke garantizará condiciones humanitarias en las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), incluyendo acceso a tratamiento médico y cuidados de salud mental, trabajadores sociales, y traductores, y restaurar el procesamiento ordenado y veloz de las personas que buscan refugio bajos las leyes de asilo de nuestra nación. Como presidente, Beto trabajará para:
    • Cancelar las despiadadas órdenes ejecutivas actuales que sólo buscan maximizar la detención y la deportación, incluyendo la radical reinterpretación del ex-fiscal general Jeff Sessions de la ley de asilo que pretende negarle protección a mujeres y niños que huyen de la violencia doméstica y están escapando de carteles y pandillas mortales.
    • Ordenar el fin de la separación de familias en la frontera, y prácticas ilegales como “La Lista” y el programa “Permanecer en México”.
    • Emitir una orden ejecutiva que requiera detención únicamente a personas con antecedentes penales que representen un peligro para nuestras comunidades y eliminar por completo el financiamiento para operadores de prisiones privadas con fines de lucro, cuyo incentivo es sólo la ganancia, no la seguridad.
    • Garantizar que las personas tengan las herramientas necesarias para navegar nuestro sistema de cortes migratorias por medio del incremento en capacidad de programas comunitarios y manejo de casos familiares, los cuales cuestan una décima parte del costo de la detención y aseguran que las personas se presenten a sus audiencias en la corte y estén conscientes de lo que necesitan hacer.
    • Reinstalar el Programa de Menores Provenientes de América Central — permitiendo que los niños con padres en Estados Unidos puedan solicitar estatus de refugio desde sus países de origen  — y desde otras zonas regionales de reasentamiento para refugio, colaborando con la comunidad internacional para procesar casos en la región y comprometernos al reasentamiento en países aliados.
    • Tomar medidas inmediatas para actualizar e incrementar los niveles de personal en el sistema de asilo, acelerar el movimiento vertical de todos los casos, y proveer decisiones de asilo de manera veloz y justa, y al mismo tiempo creando los cimientos para una reforma fundamental al sistema de cortes migratorias que restaure el debido proceso y garantice que las cortes migratorias sean cortes de justicia, lo cual incluirá:
      • Incrementos en personal, intérpretes, y jueces en la corte;
      • Garantizar que las cortes sean independientes bajo el Artículo I, en vez de ser administradas por el Departamento de Justicia;
      • Acabar con las políticas que previenen que los jueces manejen sus expedientes de manera eficaz;
      • Expandir el Programa de Orientación Legal (LOP, por sus siglas en inglés) y garantizar que todos sepan navegar nuestro sistema migratorio;
      • Enviar aproximadamente a 2,000 abogados a la frontera y financiar un robusto derecho a representación legal; y
      • Desarrollar estrategias para resolver casos de asilo por fuera del sistema de cortes, como por ejemplo, permitir que los Oficiales de Asilo del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) puedan adjudicar completamente casos de asilo cuando conduzcan entrevistas de temor creíble para prevenir que más casos sean referidos a los expedientes aplazados de las cortes.
    • Liderar personalmente la iniciativa pública-privada impulsada para aumentar los recursos humanitarios en la frontera.
  • Rescindir las discriminatorias restricciones de viaje que desafían a nuestra Constitución y valores.
  • Acabar inmediatamente con el miedo a la deportación de los Dreamers y sus padres, así como los recipientes de los programas de Estatus Temporal de Protección (TPS, por sus siglas en inglés) y de Salida Forzosa Diferida (DED, ídem), y comenzar a trabajar hacia una solución legislativa permanente.
En Nuestra Propia Imagen
“Tramitar la naturalización me ha permitido ayudarle a otros sobrevivientes”
Lee sobre el viaje de Evelyn a Estados Unidos y su trabajo para ayudar a otros sobrevivientes de tráfico de personas
  • Reenforcarnos en seguridad inteligente. La presente administración está distrayendo al personal de CBP y de otras agencias, y en vez de enfocarlos en amenazas actuales están mermando su eficacia al extraer sus recursos — todo esto con la única meta de construir un muro que no necesitamos, que no funciona, y que no nos traerá seguridad. Como presidente, Beto trabajará para:
    • Detener inmediatamente el trabajo en el muro fronterizo — y su primer presupuesto, y cada presupuesto subsecuente, otorgarán cero dólares para este innecesario muro.
    • Incrementar inmediatamente la capacidad de personal para expandir el número de inspecciones, reducir los tiempos de espera, e incrementar nuestra capacidad para detectar estupefacientes ilícitos — por ejemplo, impulsando una estrategia enfocada en cargamentos de fentanilo internado al país a través de puertos y del sistema postal — y otros tipos contrabando, y asimismo modernizar nuestros puertos; e
    • Inmediatamente priorizar el redoble hacia la detención de contrabandistas y traficantes que explotan a niños y a familias, trabajando con nuestros aliados regionales.

FORTALECER A NUESTRAS FAMILIAS, COMUNIDADES, Y ECONOMÍA REESCRIBIENDO NUESTRAS LEYES MIGRATORIAS BASADOS EN NUESTRA PROPIA IMAGEN

Como presidente, Beto impulsará al Congreso para reconstruir las leyes de inmigración y naturalización de nuestro país basándonos en nuestra propia imagen. Estas leyes no han sido propiamente modernizadas en décadas, a pesar de los esfuerzos de múltiples administraciones. Pero tenemos la oportunidad de trazar un nuevo curso que le haga justicia completa a nuestra nación de inmigrantes. Beto trabajará con el Congreso para forjar esta visión. Él reunificará familias y garantizará que tengan la oportunidad de contribuir más a nuestra economía y a nuestras comunidades — y alcanzar el sueño estadounidense. Él pondrá a los trabajadores y a los empleadores en un campo equitativo para que, juntos, logremos alcanzar la promesa que la inmigración representa para nuestro crecimiento económico y nuestra prosperidad mutua. Y él hará todo esto simultáneamente incrementando la seguridad y funcionalidad de nuestras fronteras.

Todo esto no es sólo lo correcto, sino lo necesario para poder lograr dicha prosperidad compartida. Los inmigrantes provenientes de todos los rincones del mundo — desde aquellos que llegan aquí con una visa estudiantil, hasta los que llegan buscando refugio de la persecución — han sido piezas clave en nuestro desarrollo económico. Ellos han sido responsables de casi un tercio de todas las nuevas pequeñas empresas, y un quinto de todas las compañías en la lista de Fortune 500. Y lograr la reforma migratoria será crucial para poder asegurar nuestro éxito en el futuro — creando por lo menos 3 millones de empleos durante la próxima década, agregando $2 mil millones en ingresos tributarios estatales y locales cada año, y recortando el déficit en por lo menos $1 billón a lo largo de los próximos 20 años.

La naturalización también promete ganancias económicas. Un estudio de 21 ciudades estadounidenses mostró que si todos los inmigrantes residentes elegibles tramitaran su naturalización, los ingresos llegarían a $5.7 mil millones, la propiedad de vivienda sobrepasaría las 45,000 unidades, y los insumos tributarios incrementarían en $2 mil millones. Si por lo menos la mitad de las personas elegibles a la naturalización a nivel nacional realizaran su trámite, el PIB incrementaría entre $37 y $52 mil millones anuales.

Durante sus primeros cien días, Beto pondrá el peso completo de la presidencia hacia la promulgación de legislación que:

  • Genere un camino ganado hacia la ciudadanía para 11 millones de personas indocumentadas que sea más eficiente que las propuestas previas y que incluya una senda inmediata para los Dreamers y los recipientes de programas como Estatus Temporal de Protección (TPS) y de Salida Forzosa Diferida (DED);
  • Fortalezca a nuestras familias, comunidades, y economía priorizando la unión familiar — una estampa de nuestras mejores tradiciones — a través de provisiones que logren:
    • Reunificar familias inmigrantes separadas por largos aplazamientos de visas;
    • Reconstituir las categorías preferenciales y los límites, con la finalidad de priorizar la unión familiar; y
    • Remover las barreras al reingreso y el ajuste de estatus para apoyar a las familias.
  • Establezca una categoría de visa completamente nueva basada en las comunidades. La propuesta de Beto creará una nueva categoría en la que las comunidades y congregaciones puedan acoger refugiados a través de visas por patrocinios comunitarios. Este programa suplementará el Programa de Admisiones de Refugiados, el cual será reconstruido y restaurado para alinearse con la tradición estadounidense de darle la bienvenida a los refugiados vulnerables de todo el mundo.
En Nuestra Propia Imagen
Lee la historia de José, cómo llegó a Estados Unidos, cómo acabó la universidad, y cómo inició su propio negocio.
  • Incrementar los límites de visas para que podamos igualar nuestras oportunidades y necesidades económicas — tanto para el trabajo, como para la educación, la inversión, y la innovación — con el número de personas que admitimos al país. Esto también significa promulgar legislación que logre:
    • Garantizar que las industrias que dependen de labor inmigrante tenga acceso a un programa que le permita a los trabajadores a venir al país y regresar legalmente a su país de origen con protecciones adecuadas tanto laborales como de transporte;
    • Abordar el retraso en permisos de residencia permanente (o tarjetas verdes) y proveer oportunidades a todo aquel que estén esperando una respuesta para poder trabajar y contribuir, y simultáneamente recapturar las más de 300,000 tarjetas verdes que han quedado sin ser usadas por culpa de retrasos burocráticos, y así poder apoyar a nuestras crecientes industrias del futuro;
    • Promover la educación en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), proveyendo más flexibilidad a estudiantes nacidos en el extranjero para que puedan permanecer en Estados Unidos y encontrar empleo después de su graduación; y
    • Permitir que emprendedores nacidos en el extranjero, así como titulares de patentes, tengan la oportunidad de permanecer en Estados Unidos y poder así acelerar sus empresas, generar empleos, y formar familias que engrandecerán a nuestro país.
  • Hacer que la naturalización sea más fácil para los casi 9 millones de inmigrantes que actualmente son elegibles para la ciudadanía. Si queremos recuperar nuestra reputación como una nación que le da la bienvenida a los inmigrantes, debemos hacer más fácil el proceso para que los que ya están aquí se conviertan en ciudadanos por completo. Esto significa forjar legislación que trabaje para:
    • Hacer que la naturalización sea gratuita para todos aquellos que cumplen los requisitos legales para la ciudadanía;
    • Eliminar los retrasos de solicitudes;
    • Reformar el proceso de solicitud para que los individuos reciban por correo una solicitud pre-completada al momento de cumplir los requisitos legales para la ciudadanía;
    • Incrementar el financiamiento de servicios legales para todo aquel que lo necesite; y
    • Establecer un tratamiento equitativo para todos los ciudadanos — ya sea naturalizados o nacidos en el país — rechazando los esfuerzos de la presente administración de crear barreras hacia la naturalización y sembrando temores alrededor de la des-naturalización.
  • Acentuar la seguridad y funcionalidad en la frontera, donde el turismo y el comercio ocurren. Beto utilizará su experiencia de vivir en la frontera para pugnar por legislación que verdaderamente apoye a quienes trabajan en el cumplimiento de la ley y a quienes viven en nuestras comunidades fronterizas para fomentar la seguridad y protección de la nación de todo tipo de amenazas. Esto incluye los siguientes tres pasos:   
    • Incrementar Personal: Inmediatamente trabajar para detener el contrabando de drogas y prevenir la trata de personas a lo largo de la frontera contratando, entrenando, y asignando personal adicional de CBP en nuestros cruces fronterizos terrestres;
    • Fortalecer la Infraestructura: Invirtiendo en seguridad fronteriza inteligente y de largo plazo haciendo mejoras en los cruces terrestres existentes y construyendo nuevas instalaciones, invirtiendo en tecnología respaldada por sus resultados y su economización de recursos, y apoyando programas de subvenciones federales que provean recursos hacia el cumplimiento de la ley a nivel estatal y local, así como en nuestras comunidades fronterizas; y
    • Abordar Fallas: Garantizando que sigamos siendo una nación de leyes enfrentando el tema de la estadía no autorizada de visas a través de un mejor sistema de seguimiento y notificación con los portadores de visas y empalmando uniformemente nuestros sistemas de entrada y salida con México y Canadá.
  • Garantizar la transparencia y responsabilización en el cumplimiento de la ley, incluyendo al Servicio de Inmigración y Protección de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y CBP. Beto continuará pugnando por el avance y la realización de sus propuestas anteriores de:   
    • Crear una Comisión de Supervisión Fronteriza, una Agencia de Defensoría, y una oficina de Coordinación Comunitaria Fronteriza que sean independientes;
    • Crear un proceso uniforme de rastreo y prevención de muertes de migrantes a lo largo de la frontera; y
    • Incrementar el rendimiento de cuentas por parte del personal de ICE y CBP a través de una mejora en entrenamiento y de la implementación de procesos continuos de educación.

RESTAURAR NUESTRO LIDERAZGO Y GARANTIZAR  LA SEGURIDAD REGIONAL SIENDO UN ALIADO EN LA PROSPERIDAD Y ESTABILIDAD DE AMÉRICA LATINA

En Nuestra Propia Imagen
Lee le historia de David, cómo encontró nuevas oportunidades después de perder su hogar durante el Huracán Wilma

De manera consistente con esta amplia visión, el plan de Beto fortalece nuestras coaliciones con nuestros vecinos en el hemisferio occidental y será implementado en armonía con nuestros aliados del Triángulo Norte y a lo largo de la región. La política exterior de Beto aumentará nuestra participación dentro del hemisferio, elevará la importancia de América Latina, se reenfocará en apoyar la democracia y los derechos humanos, acabar nuestra fallida guerra contra las drogas, e invertir en la reducción de violencia y el combate al cambio climático, porque el único sendero hacia la seguridad regional surca directamente a través de una América Latina más democrática y próspera.

  • Nos uniremos con los pueblos del Triángulo Norte para combatir la violencia y la pobreza y fortificar nuestro compromiso hacia una seguridad y prosperidad compartida. Beto aplicará una propuesta en la que el gobierno completo participará en la inversión al Triángulo Norte, reconociendo que lo que hemos realizado en el pasado no ha sido suficiente. Debemos reunirnos con nuestros aliados regionales para hacer más, y de forma más rápida, si de verdad pretendemos seriamente revertir la inestabilidad que provoca la migración forzada. Esto significa:
    • Convocar a una nueva Alianza para la Prosperidad y la Seguridad, haciendo un llamado a que nuestros aliados y amigos en las Américas formen una asociación regional dedicada a la creación de estabilidad y de prosperidad económica a lo largo y ancho del continente, comenzando por los países en condiciones más precarias;
    • Invertir $5 mil millones en la región principalmente a través de organizaciones no-gubernamentales, grupos comunitarios (como es el caso de los Comités Municipales de Prevención de Crimen) y congregaciones, así como alianzas públicas-privadas, motivando simultáneamente nuevos apoyos de Canadá, México, y otros integrantes de la comunidad internacional, para así transformar el enfoque al desarrollo que vendrán con estos recursos, otorgando:
      • Apoyo a estrategias a nivel comunitario para la prevención de la violencia y alentando a acabar con la seguridad pública militarizada y con la guerra global contra las drogas — la cual se ha convertido en una guerra contra la gente y falla en reconocer la verdadera amenaza de la adicción;
      • Promoción a la infraestructura democrática, a los derechos laborales, a los derechos civiles, y a los derechos humanos;
      • Apoyo al crecimiento de la agricultura a menor escala y su acceso a los mercados;
      • Suministros de apoyo agricultural técnico para incrementar la adaptación hacia el cambio climático y mejorar el uso de recursos naturales;
      • Elevación de oportunidades de empleo, de adiestramiento, y de educación para los jóvenes;
      • Fortalecimiento de estrategias para abordar las necesidades específicas para el avance de las mujeres y las niñas;
      • Mejoras al acceso a atención médica, al aire limpio, al agua limpia; y
      • Apoyo a la adopción de seguros para cultivos y seguros sobre catástrofes, especialmente como una poderosa herramienta ante un clima cambiante.
En Nuestra Propia Imagen
“Yo soy la prueba viviente de que el sueño estadounidense sigue vivo.”
Lee la historia de José, cómo llegó a Estados Unidos, cómo acabó la universidad, y cómo hizo crecer su propio negocio.
  • Hacerle frente a la impunidad sistémica, a la corrupción y a las instituciones débiles. Beto también será firme ante las élites económicas y gobernantes del Triángulo Norte, quienes deben de ser parte de esta lucha. Por mucho tiempo, estas élites se han beneficiado del estatus quo. El verdadero cambio requerirá su participación completa y, como presidente, Beto la exigirá. Eso significa que si quieren acceso a Estados Unidos — para hacer negocios, para ir de vacaciones, para mandar a sus hijos a la universidad — ellos deben comprometerse para acabar con la corrupción y el auto-reparto. Ellos deben pagar sus debidos impuestos e invertir en sus comunidades. Ellos deben asegurarse de mantener a sus oficiales electos dentro del marco de la ley y del rendimiento de cuentas.
  • Fortalecer la capacidad en México y América Latina para contribuir a la seguridad regional, apoyando el trabajo de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR, por sus siglas en inglés) y el desarrollo de sistemas robustos de protección al asilo y refugio tanto en México como en toda la región, específicamente con:
    • Trabajo en apoyo a la UNHCR para expandir la capacidad del sistema de refugio en México y colaborar más profundamente con México en la atención a peticionarios de asilo que estén ya sea viajando hacia, o atravesando, México; y
    • El lanzamiento de una iniciativa regional de reasentamiento, incluyendo la formación de un programa seguro e integral de repatriación y reintegración.