Beto para Estados Unidos

Contribuir

Atemos Cabos

Combatiendo el Odio y la Violencia en los Estados Unidos

Estados Unidos es el único país en el mundo con más armas de fuego que personas. Cada día, tiroteos desgarran a nuestras familias y a nuestras comunidades. Y cada año, perdemos casi 40,000 vidas a la violencia a mano armada.

Estados Unidos es el único país en el mundo con más armas de fuego que personas. Cada día, tiroteos desgarran a nuestras familias y a nuestras comunidades. Y cada año, perdemos casi 40,000 vidas a la violencia a mano armada.

Esto no es normal. Y no tiene que ser así. Pero las cosas no cambiarán al menos que afrontemos lo que está detrás de la epidemia de la violencia a mano armada – y atar cabos entre el odio, el racismo, la supremacía blanca y la expresión violenta de ese odio.

Debemos atar cabos entre el presidente poniendo a niños en jaulas y diciendo que la comunidad latinoamericana es una “infestación” y el asesino supremacista blanco que utiliza ese mismo lenguaje para quitarle la vida a 22 individuos en El Paso. Debemos atar cabos entre un presidente que deseaba la prohibición de entrada a musulmanes a Estados Unidos y la quema de una mezquita al día siguiente. Debemos atar cabos entre las comunidades interneticas que proporcionan una plataforma para la radicalización y los medios de comunicación como Fox News que son propaganda para la supremacía blanca y echan más leña al fuego, y el hecho de que los crímenes de odio en contra la comunidad afroamericana y personas LGBTIQ+ están aumentando.

Debemos atar cabos. Y no podemos dejar que estos momentos nos definan. Desde El Paso, Texas a Baltimore, Maryland a Chicago, Illinois, lo que definirá a Estados Unidos será la resistencia y la esperanza extraordinaria que las comunidades han demostrado de cara a estas tragedias.

Afrontaremos la división y el odio mediante la restauración de nuestra fe en la humanidad, en los demás, y en este país. Y esto exigirá el esfuerzo de todos nosotros porque cuando un ataque se dirige a alguna de nuestras comunidades, es un ataque a los valores de los Estados Unidos.

Hoy, Beto nos pide a todos que atemos cabos y tomemos acción inmediata para acabar con la cultura de odio y violencia en Estados Unidos.

Atar cabos para combatir el odio, el nacionalismo blanco, y la violencia perpetrada por los medios y la radicalización en línea:

Movilizar al gobierno federal para combatir la supremacía blanca, el racismo, y el terrorismo doméstico.

  • Garantizar que la Agencia Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés) y el Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés) prioricen la violencia de la extrema derecha. Como presidente, Beto tendrá como prioridad combatir la supremacía blanca, enfrentando la violencia de la extrema derecha como un problema de crimen organizado, mejorando la recolección de datos sobre crímenes de odio, destinando recursos para combatir el terrorismo doméstico basados en la gravedad de la amenaza generada por grupos con alta probabilidad de cometer actos de violencia, y desarrollando estrategias comprehensivas para proteger a las comunidades de minorías de la violencia de la extrema derecha.
  • Designar al nacionalismo blanco como una amenaza en nuestra estrategia de antiterrorismo y crear oficinas dedicadas al terrorismo doméstico dentro del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), el DOJ y el FBI. El director del FBI, Christopher Wray dijo recientemente que en lo que lleva del año fiscal, el número de arrestos de terrorismo doméstico – alrededor de 100 – casi igualan a los arrestos conectados al terrorismo global. Wray también mencionó que la mayoría de los casos de terrorismo doméstico fueron motivados por la supremacía blanca. Sin embargo, Trump no ha tratado el terrorismo doméstico como una prioridad. Como presidente, Beto va a designar al nacionalismo blanco como una amenaza en nuestra Estrategia Nacional de Antiterrorismo y va a garantizar que el DHS tenga suficientes recursos para combatirlo. Beto establecerá un grupo de trabajo interinstitucional para combatir la supremacía blanca, el neonazismo y repondrá los fondos dentro de DHS para la prevención de la violencia y el terrorismo.

Exigir cuentas a las empresas de internet por alojar y permitir la amplificación del discurso de odio y terrorismo doméstico.

  • Bloquear contenido asociado con el terrorismo en línea. El diario New York Times reporta que desde el 2011, una tercera parte de extremistas blancos responsables por ataques fueron inspirados por otros que llevaron a cabo ataques similares. Sin embargo, el internet sigue funcionando como un lugar donde se fomentan los terroristas domésticos y supremacistas blancos. Beto está pidiendo que empresas de alojamiento web sigan el ejemplo de Cloudflare y no dejen que el sitio de 8chan regrese al internet y también apoya la clausura de Stormfront y otras comunidades de nacionalistas blancos alojados en redes sociales como Facebook y Twitter.
  • Exigir a las redes sociales grandes a crear sistemas para borrar actividades de odio de sus plataformas. Beto va a requerir que las grandes plataformas de internet adopten términos de servicio que eviten actividades de odio, definidas como esas que incitan o participan en la violencia, en acoso, amenazas o difamación dirigidas a un individuo o grupo basado en su raza, color, religión, país de origen, grupo étnico, estatus migratorio, género, identidad de género, orientación sexual o discapacidad – actual o percibido. Estas plataformas también necesitan implementar sistemas diseñados para identificar y actuar cuando encuentre contenido que viola los términos de servicio. Se les exigirá transparencia a las plataformas cuando bloquean contenido y deberán proveer un proceso de apelación para evitar abuso del sistema.
  • Modificar la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones (CDA por sus siglas en inglés). Beto apoya modificar la Sección 230 de la CDA para revocar la inmunidad jurídica para redes sociales grandes que no cambien sus términos de servicio o no implementen un sistema como el que se describe anteriormente. Proveedores de servicio de información, sin importar su tamaño, incluso servidores de nombre de dominio y plataformas de redes sociales, serían considerados como responsables en caso de que se encuentre que hayan promovido contenido que incita la violencia deliberadamente.

Galvanizar a la comunidad internacional para combatir la retórica extremista y violenta.

  • Donald Trump y los líderes autoritarios de la extrema derecha alrededor del mundo están usando el racismo para dividir al pueblo. Combatir esto requiere soluciones globales. Como presidente, Beto firmará el Llamamiento de Christchurch, el cual Trump ha ignorado, y va a requerir que el Centro Nacional Contra el Terrorismo coordine con nuestros aliados internacionales para investigar redes globales de violencia proveniente del nacionalismo blanco.

Atar cabos entre la influencia de la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) en la política, en las leyes de armas muy laxas, la falta de acción del Congreso y la epidemia de violencia a mano armada de los Estados Unidos.

Acabar con la influencia de la NRA que frena avances en la prevención de la violencia a mano armada.

Nuestro sistema no está funcionando cuando los legisladores representan los intereses de la NRA más que la gente que votó por ellos, gente que está siendo matada en sus iglesias, sinagogas y mezquitas, sus escuelas, y sus vecindarios. Como presidente, Beto firmará el Acto No Comités de Acción Política (PACs, por sus siglas en inglés), la cual propuso como miembro del Congreso, y la cual prohibiría las contribuciones de los PACs a los miembros del Congreso o a los que aspiran a un puesto federal.

Crear un sistema nacional de registro y licencias para las armas de fuego.

Beto trabajará con el Congreso para crear un sistema nacional de licencias para las armas de fuego para garantizar que cada persona que busca adquirir una arma pasará por una evaluación de parte de una agencia de orden público y por una revisión de antecedentes. Personas tendrán que tener un mínimo de 21 años de edad para obtener una licencia, tendrán que completar una capacitación sobre la seguridad del uso de armas, y tendrán que renovar sus licencias cada cinco años. Individuos también tendrán que registrar sus armas en un registro y todas armas nuevas llevarán un micro sellado. En reconocimiento de la tradición de cacería de este país, personas menores de 21 años de edad con una licencia de caza tendrán el derecho de obtener una arma de caza. Los estados tendrán la flexibilidad de administrar sus propios sistemas de licencias, permitiéndoles de establecer normas más estrictas. Donde un estado no establezca un sistema, el gobierno federal administrará el sistema.

Requerir una revisión de antecedentes en todos los puntos de venta.

La gran mayoría de estadounidenses apoyan la revisión de antecedentes para individuos que buscan comprar armas de fuego, sin embargo sólo 12 estados y el Distrito de Columbia han establecido revisiones de antecedentes universales. Para obtener una licencia de armas, todas las personas tendrán que pasar por una revisión de antecedentes.

Prohibir armas de asalto, manivelas para los disparadores y otros dispositivos que aceleran la velocidad de armas de fuego, silenciadores, y proveedores de alta capacidad.

Desde que la prohibición en compras de arma de asalto terminó en 2004, los tiroteos masivos han incrementado masivamente y han sido más mortales. Beto trabajará con el Congreso para prohibir la manufactura, venta y tenencia de armas de asalto de estilo militar y proveedores de alta capacidad.

Implementar un programa de entrega de armas de fuego para armas de asalto y pistolas.

Las armas de asalto deben permanecer en el campo de batalla, no en nuestras calles y comunidades. Beto quiere establecer un programa de entrega de armas de fuego obligatoria para armas de asalto y voluntario para pistolas, donde el gobierno recibirá las armas y ofrecerá un pago por ellas. Para recaudar los fondos para pagar por las armas, Beto incrementará el impuesto para los fabricantes de armas y las multas impuestas en los traficantes de armas, el cual permitirá a la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus siglas en inglés) comprar las armas de asalto presentadas a la agencia. Individuos que no participen en la entrega de armas obligatoria recibirán multas.

Hacer el proceso de acumulación de armas más difícil.

Como presidente, Beto limitará a individuos a una compra de armas de fuego por mes e instruirá a la ATF a designar cualquier individuo o negocio que venda más de cinco armas de fuego en un solo año como un distribuidor.

Implementar Órdenes de Protección Contra Riesgos Extremos, conocido también como Leyes de Bandera Roja, y eliminar ambigüedades en la ley para que personas que han cometido violencia doméstica y que presentan un peligro para los demás o para ellos mismos, no puedan adquirir armas de fuego.

Como presidente, Beto establecerá una Ley de Bandera Roja a nivel federal, la cual permitirá a policías en estados sin leyes de bandera roja reclamar a los tribunales federales la remoción de armas de fuego de una persona que puede presentar un peligro para los demás o para ellos mismos. Beto también trabajará con el Congreso para eliminar vacíos legales que permiten a individuos peligrosos y personas que han cometido violencia doméstica adquirir armas de fuego. Este tipo de vacíos incluye el vacío legal de ventas en línea y ventas privadas, el vacío legal de “novios” que permite a individuos que han cometido violencia doméstica en el noviazgo conseguir armas, y el vacío legal de Charleston que permite que un individuo consiga un arma si el FBI se demora más de tres días en cumplir la revisión de antecedentes.

Declarar a la violencia de armas como una emergencia nacional de salud pública.

Cuando 40,000 personas al año mueren a causa de violencia a mano armada, es una emergencia. Beto utilizará su poder como Presidente para dirigir al Cirujano General de los Estados Unidos a designar la violencia a mano armada como una crisis de salud pública e invertirá $320 millones de dólares cada año para que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) y los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) investigan cómo poner un alto a la violencia a mano armada.

Designar el tráfico de armas de fuego como delito federal.

Las leyes débiles de los Estados Unidos en cuanto a armas de fuego han contribuido a la extensión de la violencia a mano armada al extranjero. En la actualidad, individuos que trafican armas de fuego a individuos que tienen prohibido tener armas muchas veces solo son sancionados por una infracción de incumplimiento de trámites. Como presidente, Beto atenderá este problema designando el tráfico de armas de fuego, incluyendo la compra de un arma de fuego para otra persona que no tiene permitido adquirir una arma de fuego, como delito federal.