Beto para Estados Unidos

Contribuir

Incrementemos el capital y la demanda para

Las Pequeñas Empresas de Estados Unidos

El Plan de Beto O’Rourke para Fomentar el Crecimiento de las Pequeñas Empresas de Estados Unidos y Dinamizar Más de Medio Billón de Dólares en Oportunidades Económicas para Empresas Pertenecientes a Mujeres y Personas de Color

Las pequeñas empresas conforman la espina dorsal de la economía estadounidense. Nuestra economía se alimenta del estímulo generado por pequeñas empresas, las cuales representan a más de nueve de cada diez empleadores, y las empresas que han presentado un mayor crecimiento durante las últimas dos décadas son las pertenecientes a mujeres y personas de color. Sin embargo, a la fecha tanto las pequeñas empresas como sus emprendedores siguen encontrando dificultades: el crecimiento de los mercados ha mantenido un sesgo constante hacia las grandes empresas y la tasa de lanzamiento de nuevas empresas va en declive. La fuerza de las empresas forjadas por mujeres y minorías ayudó a sacar a la economía estadounidense de la Gran Recesión: las empresas creadas por personas de color crearon cerca de 1.3 millones de empleos durante la recesión, y durante la última década los negocios establecidos por mujeres crecieron aproximadamente cinco veces más que la tasa nacional. En negocios edificados por mujeres de color, ese número creció catorce veces más que la tasa nacional.

Tristemente, estos emprendedores siguen encontrando dificultades en el acceso a los mismos recursos necesarios para que sus negocios continúen sacando adelante a sus comunidades y en general a la economía estadounidense. Los estadounidenses blancos y varones tienen mayor probabilidad de tener su propia empresa que personas de color y mujeres. Los comercios pertenecientes a mujeres y a minorías tienen menores probabilidades de recibir aprobación en préstamos — y cuando logran obtenerlos, reciben menos crédito o enfrentan mayores obstáculos que los negocios no-pertenecientes a minorías. Y la brecha racial de riqueza cuya raíz se remonta a la herencia de la esclavitud de nuestro país representa un reto particularmente aflictivo para las personas de color. En el 2016, el patrimonio neto promedio de un hogar blanco era 10 veces más grande que el del hogar afroamericano promedio y 8 veces más grande que el del hogar latino promedio.

Estas desigualdades no sólo son equívocas — son un freno profundamente dañino al logro del potencial completo de nuestras comunidades y nuestra economía. Desde sus inicios como propietario de una pequeña empresa, Beto ha comprendido que debemos enfrentar estas injusticias directamente y volcar la fuerza entera de nuestro gobierno hacia el apoyo a los negocios en los que dependemos para estimular a nuestra economía. Es por eso que hoy, Beto está delineando una serie de soluciones firmes que se enfocarán en:

  1. Erradicar al racismo y al sexismo del mercado de préstamos a pequeñas empresas y encauzar la inversión hacia nuevos negocios y empleos, impulsando y suministrando a más de 200,000 nuevos comercios operados por mujeres y minorías al término del segundo mandato de Beto;
  2. Orientar contratos gubernamentales específicos y otras inversiones catalíticas para encaminar más de medio billón de dólares en oportunidades económicas para empresas fundadas por mujeres y minorías; y
  3. Revertir por lo menos $100 mil millones en contratos gubernamentales que serían destinados a grandes corporaciones y canalizarlos hacia pequeñas empresas, dirigiendo a la mitad de esas oportunidades hacia mujeres y personas de color propietarias de pequeñas empresas.

Inspirado por las conversaciones que él ha tenido con propietarios de pequeñas empresas en todo el país, y consciente de su propia experiencia, Beto comprende los retos característicos que enfrentan los pequeños comerciantes — y que esos retos incrementan cuando el empresario es una mujer o una persona de color. El plan de Beto para inyectar capital y demanda hacia las pequeñas empresas estadounidenses e incrementar la inversión federal hacia empresas operadas por mujeres y minorías propiciará que estos pequeños empresarios logren hacer lo que hacen mejor: acrecentar la economía y generar empleos.

El ambicioso plan de Beto para apoyar a las pequeñas empresas garantizará que exista una competencia justa para los comercios operados por mujeres y minorías, e incentivará a que más empresarios estadounidenses se unan a las soluciones que impulsarán a nuestra nación y economía. Estas acciones están fundamentadas en su propia experiencia como propietario de una pequeña empresa, así como su trabajo en el Concejo Municipal de El Paso y en el Congreso, donde siempre su meta fue expandir el acceso a inversión y recursos para emprendedores a nivel nacional.

Darle Oportunidades Justas a Mujeres y Minorías Emprendedoras

  • Erradicar al Racismo y al Sexismo del Mercado de Préstamos a Pequeñas Empresas.Nombrar un/a director/a a la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) que priorice la implementación de normas que facilitarán la lucha contra la discriminación que sufren los propietarios de pequeñas empresas que son mujeres o personas de color. La Sección 1071 de la Ley Dodd-Frank decreta que la CFPB debe centralizar la recopilación de datos sobre préstamos a pequeñas empresas — incluyendo la raza y género de los propietarios de pequeñas empresas — y hacer públicos esos datos. La compilación de estos datos hará mucho más fácil que la CFPB pueda aplicar las leyes referentes a préstamos justos cuando se trate de pequeñas empresas, como es el caso con la información de la Ley de Divulgación Hipotecaria Residencial (HDMA, ídem) que se utiliza en casos de financiamiento hipotecario justo. La CFPB aún no ha implementado la Sección 1071 y la administración Trump ha propuesto incluso revocarla.
  • Establecer una Agencia Pública de Reporte Crediticio para Hacer que el Acceso al Crédito sea Más Justo y Más Equitativo. Los estadounidenses que están intentando fundar una pequeña empresa pueden valerse de tarjetas de crédito o hipotecas para obtener su primer préstamo. Los prestamistas regularmente utilizar reportes crediticios principalmente de tres enormes compañías privadas para calcular el riesgo de que un prestatario no pagará su préstamo. Un reporte negativo de crédito puede conducir a que el crédito sea negado o que se deba pagar una alta tasa de interés. Sin embargo, los reportes crediticios actuales no sólo frecuentemente contienen errores, sino que también hacen aún más profundas las disparidades raciales en acceso a crédito ya que las personas de color reciben peores calificaciones crediticias y también tienen más probabilidades de no contar con historial crediticio suficiente para poder generar una calificación de crédito. Beto pugnará por legislación que instaurará una agencia pública de reporte crediticio dentro de la CFPB para proveer reportes de crédito fidedignos a prestamistas y simultáneamente minimizar disparidades raciales. Sus algoritmos — los cuales estarán disponibles al público, con el permiso de los consumidores — utilizarán fuentes alternas de datos como pagos de renta y servicios públicos, que son comúnmente contratados por todo tipo de estadounidenses sin necesidad de un historial crediticio. Dichos reportes no utilizarán datos provenientes de deudas médicas (incluyendo cualquier deuda médica manejada por agencias de cobro) o productos predatorios y engañosos, como los préstamos de día de pago.
  • Expandir Recursos para Garantizar el Éxito de Empresas Operadas por Mujeres y Minorías. Triplicar a $102 millones el financiamiento anual de la Agencia para el Desarrollo de Negocios de Minorías (MBDA, por sus siglas en inglés) para proveer a emprendedores de comunidades diversas un acceso expandido a mentoría crucial a lo largo del país. Formar emprendedores de forma incluyente y diversificada significa más que incrementar su acceso a capital. Al incrementar la inversión federal a la MBDA, Beto trabajará para expandir sus centros de atención a empresas en todo el país para garantizar que las empresas manejadas por mujeres y minorías tengan acceso igualitario a la mentoría que les puede otorgar asistencia técnica dedicada no sólo a garantizar su éxito, sino también a ayudar a que sus negocios crezcan.
  • Simplificar las Reglas y Requisitos Tributarios para las Pequeñas Empresas Estadounidenses.Crear un nuevo estándar deductivo para propietarios de pequeñas empresas que les permitan anular $50,000 en gastos — ahorrándoles dinero y tiempo que pueden invertir en aceleración y contrataciones. Beto trabajará para promulgar esta simplificación impositiva, y simultáneamente reformar otros aspectos del código contributivo para lograr que sea más justo y más solidario hacia las pequeñas empresas y sus fundadores, en vez de serle complaciente a los acaudalados y a las personas que gocen de conecciones. Asimismo, Beto establecerá una deducción estándar separada para gastos empresariales dedicado a trabajadores independientes e impulsará el apoyo que reciben las empresas nacientes a través del código tributario..
  • Defender a las pequeñas empresas previniendo que los dueños de plataformas de internet excluyan a la competencia. Aplicar el principio central de la neutralidad de la red — que los Proveedores de Servicios de Internet no pueden aplicar privilegios a su propio contenido sobre el contenido de otros — hacia otras plataformas de internet tales como de comercio en línea y de búsqueda para preservar la competencia y proteger a las pequeñas empresas. El Internet representa una oportunidad sin paralelos para que los propietarios de pequeñas empresas puedan vender sus productos y servicios en todo el mundo, pero no pueden siquiera poner un pie en la puerta si las grandes corporaciones que operan las plataformas principales del comercio por Internet pueden aplastarlos desviando el tráfico hacia sus propios productos y desplegando la infinidad de datos que recopilan con sus plataformas. Beto defenderá las regulaciones y legislaciones que protejan a las pequeñas empresas de las embestidas de este comportamiento anti-competitivo.

Incrementar el Acceso a Capital para Incrementar el Lanzamiento y Crecimiento de Empresas Fundadas por Mujeres y Minorías

  • Duplicar el alcance del Fondo de Instituciones Financieras para el Desarrollo Comunitario (CDFI, por sus siglas en inglés), el cual es un mecanismo comprobado para incrementar el acceso a capital en los lugares que más lo necesitan, y enfocar los nuevos recursos en particular hacia emprendedores mujeres y minorías. El fondo provee recursos cruciales a instituciones financieras dedicadas a esta misión para lograr que se provean productos de financiamiento asequibles y flexibles, así como asistencia técnica, a comercios en comunidades de bajos recursos. El año pasado, el Fondo CDFI recibió $250 millones. Beto incrementará el financiamiento anual a $500 millones.
  • Crear una Iniciativa de Crédito Catalítico para la Pequeña Empresa Estadounidense. Beto establecerá un programa dentro del Departamento del Tesoro designado a apoyar las iniciativas estatales enfocadas en pequeñas empresas, destinado a áreas económicamente marginadas — basado en el modelo expirado de la Iniciativa de Crédito para Pequeñas Empresas del Estado (SSBCI, por sus siglas en inglés) que se incluyó en la Ley de Empleos en Pequeñas Empresas del 2010. El programa otorgará financiamiento directamente a los estados para desarrollar y diseñar sus propios programas de apoyo a pequeñas empresas, enfocado en las necesidades económicas específicas de cada estado así como de sus comunidades de bajos recursos, sus mujeres, sus comunidades de color, y sus comunidades desatendidas. Como fue el caso bajo la SSBCI original, los estados podrán adoptar múltiples planteamientos para incrementar el acceso a capital, incluyendo garantías de préstamos, apoyos colaterales, participación de préstamos, reservas para la pérdida de préstamos, o programas de fondos para inversión de riesgo. Beto propondrá una inversión de $10 mil millones combinado con un requisito de 10:1 en inversión privada, como fue el caso bajo la SSBCI, para apoyar $100 mil millones en préstamos e inversiones para pequeñas empresas.

Incrementar el Acceso a Mercados

  • Ayudar a que los pequeños y medianos fabricantes puedan competir en los mercados globales. El plan de Beto triplicará el financiamiento de la Asociación para la Extensión de la Manufactura, una asociación a nivel federal-estatal y pública-privada que lleva 30 años en existencia, que lleva la finalidad de ayudar a pequeños y medianos fabricantes para que desarrollen sus productos y sus lazos con clientes, que expandan y diversifiquen sus mercados, y más. Beto incrementará el financiamiento federal de $140 millones a $420 millones hacia la Asociación para la Extensión de la Manufactura con el fin de incrementar la competitividad de los pequeños y medianos fabricantes estadounidenses. Estudios independientes indican que el programa generó un retorno financiero y económico de 14 por 1. La administración de Trump, desafortunadamente, ha propuesto eliminar este programa de alta efectividad en el transcurso de su innecesaria guerra de comercio.
  • Incrementar la Adquisición de Recursos para Pequeñas Empresas Designando Más del 50 Por Ciento a Empresas Operadas por Mujeres y Minorías. Acrecentar la adquisición de recursos federales para pequeñas empresas con $100 mil millones — y garantizar que por lo menos la mitad de ese incremento se destine a comercios fundados por mujeres y personas de color. Actualmente, la adquisición para pequeñas empresas es de aproximadamente $105 mil millones anuales. Beto incrementará esto a $205 mil millones, y utilizará su autoridad ejecutiva para incrementar la porción de estos contratos que son entregados a pequeñas empresas manejadas por mujeres y minorías.