Beto para Estados Unidos

Contribuir

Proteger y expandir

Los derechos reproductivos de la mujer

Beto O’Rourke ha delineado un plan para vectorizar cada una de las ramas del gobierno hacia la protección del dictamen Roe v. Wade y defender los derechos de la mujer estadounidense para tomar las decisiones sobre su propio cuerpo.

Estamos enfrentando un ataque a nivel nacional en contra de la libertad reproductiva de la mujer. Varias de las legislaturas estatales — muchas de ellas controladas por políticos varones — están activamente maquinando un esfuerzo común para interferir en el derecho constitucional de cada mujer de poder ejercer las decisiones sobre su propia salud, y limitar así el acceso de la mujer a atención médica de alta calidad, incluyendo acceso a anticonceptivos y al aborto. Estos planes son cada vez más radicales y peligrosos y no pueden ser tolerados y, como presidente, Beto impulsará a los tres poderes del gobierno federal hacia la defensa del derecho de la mujer a elegir; hacia la reversión y la prevención de leyes y acciones que restrinjan la libertad reproductiva de la mujer; y hacia la incrementación de financiamiento al cuidado anticonceptivo.

PODER EJECUTIVO

Dirigir toda la fuerza de la presidencia hacia la defensa de los derechos reproductivos de la mujer y hacia la expansión del acceso de la mujer al cuidado de su salud

  • Nombrar a un Fiscal General que se comprometa a proteger el derecho constitucional de la mujer bajo Roe v. Wade para tener acceso a la atención médica que ella requiere y merece en toda litigación sobre este tema, incluyendo la oposición a cualquier intento anti-constitucional de ley (regulaciones dirigidas a los proveedores de aborto, conocidas como leyes “TRAP”, por sus siglas en inglés), y cualquier intento de esconderse detrás de libertades religiosas para limitar las opciones de atención médica de la mujer.
  • Revertir la “ley mordaza” impuesta por la administración de Trump, que le prohíbe a los doctores decirle a las mujeres cómo pueden segura y legalmente tener acceso a un aborto.
  • Impulsar un presupuesto que incluya incrementos al financiamiento del Título X para la salud de la mujer y que esté libre de restricciones hacia el aborto en el uso de recursos federales para la salud — como es el caso actualmente bajo la Enmienda Hyde. Dichas restricciones afectan desproporcionadamente a las mujeres de color y a las que viven en comunidades marginadas, bloqueando su acceso al aborto.
  • Eliminar regulaciones utilizadas para etiquetamiento por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), que son científicamente deficientes y que imponen barreras en el uso de abortos basados en medicamentos.

PODER JUDICIAL

Proteger Roe v. Wade en cada nivel de la judicatura federal

La judicatura federal es una crítica línea de defensa en contra de la avalancha de legislaciones anti-opción que han surgido a lo largo y ancho del país. Beto se ha comprometido a nombrar jueces que respeten el dictamen Roe v. Wade como la ley establecida de nuestro país, y que reconozcan que el derecho de la mujer a tomar sus propias decisiones sobre su propio cuerpo es un principio cimentado en nuestros preceptos constitucionales de libertad y privacidad.

PODER LEGISLATIVO

Promulgar legislación federal que asegure Roe v. Wade y que expanda la cobertura de seguro médico para los servicios de salud de la mujer

Beto trabajará con el Congreso para promulgar derechos afirmativos y estatutarios para prevenir que los estados excesivamente se interpongan entre una mujer y su derecho de elegir, y vetará toda legislación federal que intente restringir este derecho. La legislación para lograr esto ya ha sido presentada en el Congreso en la forma de la Ley para la Protección de la Salud de la Mujer y la Ley para el Acceso Igualitario a la Cobertura para el Aborto en el Seguro Médico (también conocida como EACH Woman Act).

La legislación federal logará:

  • Afirmar el derecho constitucional a elegir: Afirmar el derecho constitucional a elegir de la mujer bajo Roe v. Wade y anticiparse a las leyes estatales y locales que prohíben el aborto antes de la viabilidad.
  • Frenar las leyes TRAP y sus motivaciones políticas:
    • Prohibir regulaciones que no contribuyan a los estándares de seguridad y de calidad de cuidados al paciente, y cuya única intención es cerrar clínicas;
    • Prevenir que los estados impongan procedimientos y protocolos médicos innecesarios, como periodos de espera o requisitos de ultrasonido, designados solamente para bloquearle a la mujer el acceso al aborto.
  • Proteger el espectro completo de la salud reproductiva por medio de la cobertura de seguros:
    • Derogar la Enmienda Hyde: La Enmienda Hyde, que prohíbe el gasto de fondos federales en servicios abortivos, afecta desproporcionadamente a las mujeres de color y a las que viven en comunidades marginadas. Toda mujer que reciba su cuidado o seguro médico a través del gobierno federal debe recibir cobertura completa en todos los cuidados relacionados al embarazo, incluyendo el aborto.
    • Prohibir restricciones al aborto en seguros privados: Ningún político debe interferir en el mercado de seguros privados para prevenir que las compañías de seguros provean cobertura para el aborto.
  • Crear un sistema de salud universal que incluya la cobertura del espectro completo de salud reproductiva, incluyendo el acceso a anticonceptivos y al aborto.